Me dirijo a todo el personal docente y administrativo de la academia para tan sólo daros una merecida enhorabuena por la labor que hacéis día a día. No sólo por la labor docente, sino por la labor educativa, la educación en respeto y en otros importantes valores que nos hacen día a día a cada uno de vuestros clientes mejores personas y profesionales. Es admirable el trabajo que hacéis con los más pequeños, mostrando no sólo responsabilidad y compromiso con su formación, sino tratándolos con ternura y desde el cariño. Desde mi punto de vista, de vez en cuando, viene bien «una palmadita en la espalda» y que se nos reconozca el mérito diario. Todos y cada uno aportáis un gran punto de apoyo para el equipo. Mi reconocimiento también por el emprendimiento,ambición y mejora diaria. Recibid un cordial saludo.