«Lo que más me gusta de The Globe es la idea de utilizar los contenidos académicos de las asignaturas no lingüísticas como base para la enseñanza del inglés. Creo que es un gran acierto y nuestros hijos además de divertirse aprendiendo se encuentran cómodos por la familiaridad con los conceptos que están trabajando».